Los encuentros de Cristóbal Colón con sirenas

Los tiempos han cambiado tanto que es complicado o difícil imaginar la vida antes de la modernidad ¿Cuál era el sentimiento de los aventureros que se embarcaban en viajes por el mar?

Con la curiosidad como guía y con unos mapas muy imprecisos, se abrían paso para comprender la diversidad cultural.

Algunos viajeros mencionaban haber visto criaturas extraordinarias a lo largo de sus viajes.  En un diario antiguo que data de 1493, se encontró una narración bastante peculiar de las aventuras de Cristóbal Colón. En su texto aseguró haberse encontrado con sirenas y la experiencia no le fue placentera.

¿Qué fue lo que vio Colón que lo desencantó?

La imagen clásica de la sirena se relaciona con gracia, sutileza, belleza y encanto.  Pero lo que relata el famoso personaje es diferente.

El día era ventoso, así que Colón decidió parar en un puerto. Como medio para prepararse para el viaje, estaba almacenando agua del río con la ayuda de su tripulación.

Guiado por la curiosidad, Colón navegó por el río en un barco, navegando lejos de los hermanos Pinzón. Cuando buscaba otra cosa que documentar, vio sirenas. “Pero no eran tan hermosas como la gente las pintaba. Sus rostros se parecían a los de los hombres”.

Colón se sorprendió de que las sirenas fueran tan diferentes de lo que el arte y la literatura retrataban.

Las describió como seres feos, masculinos y rudos. A diferencia de Odiseo, que fue testigo de cómo su belleza y canciones proyectan un hechizo sobre todos los marineros, las sirenas de Colón no cantaban y ni siquiera eran hermosas. Entonces, surge la pregunta, ¿Qué vio nadando en el río?

Sirenas vs. Manatíes o vacas marinas

Colón se encontró con tres manatíes o vacas marinas – herbívoros de la familia de los sirénidos y no las míticas sirenas.

La estatua vandalizada, sin cabeza, de Cristóbal Colón en el ayuntamiento de Waterbury, Connecticut. (Foto de Spencer Platt / Getty Images)
Una carroza que representa una de las carabelas de Cristóbal Colón en la Quinta Avenida, de Nueva York durante el Desfile del Día de la Raza.(Foto de Spencer Platt / Getty Images)

La mitología describe a las sirenas como criaturas acuáticas hibridas, mitad pez y mitad mujer. Estos seres suelen deslumbrar a los hombres que están en altamar, al grado de entrar en un estado de trance, si escuchan sus cánticos, queriendo seguirlas hasta las profundidades del mar.

En las riberas del Amazonas llamaban a las sirenas como “mujeres pez”, mientras que los kenianos la llaman “reinas del mar” y los egipcios “hermosas doncellas del mar”.

Colón también confundió a simios con una tribu primitiva de América, describiéndolos como “hombres muy peludos”.

Pero no fue el explorador el único que cometió errores. Los viajeros confundieron a otros animales con criaturas fantásticas. Por ejemplo, confundieron los rinocerontes con unicornios.

(Traducido y editado por Gabriela Olmos. Adaptado al español por Rafael Prieto)



The post Los encuentros de Cristóbal Colón con sirenas appeared first on Zenger News.